Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for agosto 2008

Hola amiga, hola amigo:

Hace ya un año estamos publicando el significado de los apellidos y nombres peruanos, especialmente de origen quechua, aymara y amazónica. Por eso es grato haber ubicado dos videos que nos dan a conocer, el primero, sobre el significado de los nombres chinos y, el segundo, sobre cómo se escriben algunos nombres.

En la primera, vemos cómo los chinos escogen cuidadosamente el nombre para sus hijos. Es algo que todos deberíamos aprender.

Si todo padre escogiera cuidadosamente los nombres de sus hijos, no encontraríamos tantas personas avergonzadas, por su ignorancia, de sus nombres y apellidos.

Ahora que China está de moda en el mundo, es bueno ir familiarizándonos.

Veamos el primero:

Veamos el segundo:

 Espero que les guste.

Rosa y Guillermo

Anuncio publicitario

Read Full Post »

A continuación les presentamos una encuesta sobre el aprendizaje del idioma quechua en las escuelas secundarias a lo largo y ancho del país. La pregunta es: ¿Consideras que en todas las escuelas del país debe enseñarse el quechua? Queremos su respuesta sincera.



www.neomyz.com/poll

Create your own web poll in less than 3 minutes,
and gain valuable feedback from your site visitors.
Your browser does not seem to support JavaScript,
the poll will not be displayed.

Read Full Post »

La única herencia valiosa que tiene una persona es su apellido. Su apellido tendrá un gran valor social si es que sus antepasados crearon con mucho cuidado la fama y el prestigio del apellido. Por el contrario, si los antepasados con sus acciones han creado mala fama y mala reputación, será una carga persada para el heredero.

Cuántas personas se sienten orgullosas de tener en su historia familiar un personaje que brilló con luz propia e hizo un gran aporte al país. Mientras que hay otras que reciben un apellido manchado por la deshonra y mala fama, por lo que se sienten avergonzados de llevar su apellido.

El buen nombre y el buen apellido es la mejor herencia que pueden dejar los padres a los hijos. Un apellido admirable y digno de respeto que le abra las puertas que tiene que enfrentar el heredero en la sociedad. Por eso, cada joven debe observar si su vida social, profesional y personal está guiado por la corrección y el trabajo eficaz que le crearán un halo de prestigio y admiración a su apellido. Dicho apellido lo recibirán como herencia sus  hijos y les facilitará el camino hacia el éxito y el crecimiento personal y profesional.

Lo contrario, será dificultar el camino a los hijos que recorreran su camino manchado de verguenza y oprobio.

Estemos orgullosos de nuestros apellidos, amemos nuestra herencia, cuidemos el buen nombre y el buen apellido. En este mundo se puede conseguir todo: dinero, cuentas bancarias, casas y mansiones, terrenos, yates, edificios, empresas, etc. Pero, tener todo esa riqueza no significa necesariamente  que tengas buen nombre y buen apellido. Si haz utilizado malas artes para obtener las riquezas, ¡pobre familia, pobre apellido!. La historia no se borrará, el irresponsable padre dejará como herencia a sus hijos solo verguenza e incomodidad.

Hermano Peruano: AMA TU APELLIDO, CUIDA TU PRESTIGIO CON TUS BUENAS ACCIONES.

ESCUDO DE ARMAS.
ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more

Read Full Post »

Hemos realizado una pequeña investigación sobre los Apellidos Populares del Perú teniendo como fuente las páginas blancas de  Teléfónica del Perú. Esta fuente tiene un registro de sus abonados y en base a esta información hemos realizado el cuadro que abajo presentamos. Claro, este cuadro apenas es un pálido reflejo de la realidad de los apellidos en Perú, pero nos sirve como aproximación a ese vasto mundo de los apellidos.

LOS 10 APELLIDOS PERUANOS MAS POPULARES, SEGÚN TELEFÓNICA DEL PERÚ.

APELLIDOS Abonados
1 Rodriguez 26,545
2 Sánchez 25,429
3 Quispe 25,007
4 Flores 24,773
5 García 24,010
6 Rojas 20,996
7 Huamán 19,671
8 Díaz 19,108
9 Torres 18,853
10 López 18,706

Fuente: Páginas Amarillas de Telefónica del Perú.

Read Full Post »

¡Qué maravilloso es el deporte olímpico! Las Olimpiadas de Beijing nos está demostrando la belleza y espectacularidad de las competencias deportivas de élite mundial. Actualmente, en Beijing están concentrados lo mejor de la especie humana. Allí están los más bellos especímenes humanos cuyo lema es: «Más alto, más fuerte, más veloz».

Es impresionante cómo el hombre supera sus límites. Cada cuatro años aparece un atleta más veloz, más fuerte y que salta más alto y lejos. El espíritu competitivo se destaca como motivación para romper records y demostrar ser el mejor del mundo.

El medallista de oro se encuentra en la cúspide mundial, no hay otro mejor que él. Su espíritu se inunda de sano orgullo y su apellido es registrado por la historia para la posteridad. Así fue desde Grecia antigua. El espíritu competitivo es el genuino espíritu de la superación humana desde que nuestra especie se separó de los primates. Así ha sido en todos los rincones del mundo.

El espíritu competitivo es la actitud de destacar por encima del otro, de demostrar ser mejor que los demás. En un inicio este espíritu fue canalizado por las guerras. El país conquistador «demostraba» superioridad sometiendo por la fuerza al país conquistado. Todas las guerras han tenido esta esencia.

Los griegos llamaban bárbaros a los pueblos que no pertenecían a su cultura y por ello se creían superiores. Los romanos multiplicaron su sentimiento de superioridad al consolidar su imperio por todo el Mediterraneo y lo justificaban con la razón. En Asia ocurrió lo mismo cuando el Emperador Qin Shi Huang unificó los 5 reinos 250 años antes de Cristo, demostrando ser superior a ellos. En India, Chandragupta Maurya, por los 290 años a. C., unificó a India demostrando superioridad sobre los demás contendientes.

Los pueblos, incluso hasta hoy, siempre han competido con guerras. La competitividad se convirtió en nacionalismo y cada triunfo en el campo de batalla aumentaba el orgullo nacional.

Pero este espíritu guerrero-competitivo para transformarse en un espíritu deportista-competitivo necesitaba a la cultura. Esto sucedió en Grecia en el 776 a. C. cuando se realizó la PRIMERA OLIMPIADA. Por esos tiempos las ciudades-estados griegas, a la vez que crecían, entraban en guerras de dominación: atenienses, espartanos, tebanos, corintos, etc. peleaban entre sí.

Homero relata los primeros juegos olímpicos en honor a Patroclo. Píndaro cantaba victorioso: ¡Feliz aquél a quien envuelven los nobles rumores!.  Así, la cultura paría a los juegos olímpicos.

La belleza de la poesía, la lógica de la razón, la reflexión filosófica dieron paso a la competencia deportiva. Se dejaban las armas (competencia mortal) para iniciar las competencias deportivas (competencia pacífica). Así, con la primera olimpiada olímpica el hombre da un gran paso. Salta de las guerras, que producen héroes que buscan la gloria acumulando muertos, a las olimpiadas, que producen héroes que buscan la gloria acumulando coronas de laurel (hoy medallas).

Solo los mejores eran coronados con laurel, pero no solo eran para los deportistas, también los mejores poetas y filósofos eran coronados de laurel, eran dignos de pasar a la posteridad, eran dignos de loas. Cultura y deportes se alimentaron mutuamente desde las primeras olimpiadas.

Los países ganadores de las olimpiadas han aplicado esta fórmula: CULTURA + DEPORTE = LOS MEJORES DEL MUNDO. Ser los mejores del mundo dan autoridad, dan sensación de superioridad, causan admiración, refuerza el orgullo, fortalece el espíritu nacional.

Esta fórmula lo tienen presente todos los paises medalleros olímpicos como: los EEUU, China, Alemania, Gran Bretaña, Francia y, en América Latina, Cuba, Argentina, Brasil y México. Cada deportista es un producto de la cultura y la ciencia. Los hábitos, el sentido de la perfección, las técnicas, la nutrición, la planificación, la superación, la disciplina son parte de la cultura deportiva y social. Sin ella no habrá un producto final: el deportista calificado, aquél que piensa que puede llegar a lo más lejos. Aquél que tiene la voluntad de hierro para esforzarse por la gloria y el honor de su apellido. Aquel que alimenta su orgullo con cada meta lograda. Ese es el espíritu competitivo (el espíritu del guerrero).

Nación que no tiene el espíritu guerrero, aquel que no vence las adversidades, no tendrá espíritu competitivo en los deportes, será siempre un eterno perdedor, objeto del menosprecio del vencedor. Miremos sino a las potencias medalleras: EEUU potencia militar y política a nivel mundial. CHINA, potencia cultural, económica y militar. ALEMANIA liderando a la Unión Europea. RUSIA repotenciando su antiguo explendor.

En América Latina: CUBA encabeza como el mejor sistema educativo de estos lares. ARGENTINA encabeza como el mejor Torneo Deportivo de FUTBOL. BRASIL el país que más exporta jugadores de fútbol y pentacampeón mundial. MEXICO siempre sus equipos llegan a destacar en los deportes a nivel internacional.

Nos hacemos una pregunta: ¿Qué pasa con Perú?

Responder a esta pregunta, no nos debe dar rabia ni pena por nuestra situación. Si somos realistas, nosotros somos producto de nuestra propia historia: Somos un país donde la discriminación y la exclusión ha sido la característica esencial. Y no hablamos de la cuestión racial: cholos vs. blancos. Esto es una tontería.

Estamos hablando de la exclusión educativa, social y política. Base para que el ciudadano peruano tenga capacidades para producir riqueza (económica y científica) sin necesidad de que el Estado le «ayude». La capacidad de que un individuo produzca una riqueza cada vez mayor y de mejor calidad solo se tiene a través de la educación.

En nuestro país, a las élites les importó un comino la educación. Si el deporte es cultura, entonces, no incentiban deporte. Si la cultura genera competitividad, entonces, para que no haya competitividad en la sociedad, para que no surjan nuevas élites que hagan peligrar su hegemonía,  que no cilturice a la población. Por eso se dice: NO TIENES PLATA, ENTONCES NO PUEDES ESTUDIAR. MEJOR TRABAJA.

Pero, esto debe llegar a su fin. Gracias a la globalización, las noticias del mundo ingresan a la intimidad familiar, nuestras familias miran con admiración y cierta envidia a los deportistas de otros países. Pero las familias peruanas (todas sin excepción) debemos tomar decisiones.

Los peruanos debemos creer que podemos ser los mejores del mundo. Que podemos lograr metas grandiosas y gloriosas como lo hacen otros paises en otros lares del mundo. No solo podemos lograrlo en los deportes, sino también en las ciencias, en las artes y otros temas humanos. Solo es cuestión de querer, de desear, de soñar y actuar en consecuencia. Empezar por uno, incorporando nuestro espíritu competitivo (guerrero) y ser ejemplo para nuestros hijos. Ejemplo para los jóvenes. Los jóvenes ejemplos de los niños.

Soñemos ser los héroes que buscan gloria y actuemos para lograrlo. Los peruanos tenemos nuestros héroes, aquellos que han demostrado ser los mejores del mundo. Tenemos como ejemplo a los hermanos Deysi y Jorge Cori, que hicieron honor a su apellido ORO. Sí, CORI es un vocablo quechua que significa ORO. Estos jovencitos menores de 15 años lograron una hazaña: ser los mejores del mundo en ajedres, los mejores en su categoría y esa tradición deberán mantenerlo para las futuras generaciones de su familia.

Sofia Mulanovich, la gringa peruana, es la mejor tablista del mundo. Perú, es bicampeón mundial de Optimist, Modalidad del deporte de vela. Están apareciendo escolares que participan en Olimpiadas de Matemáticas a nivel mundial y están logrando ocupar los primeros puestos. Este espíritu que se encuentra en pocas familias peruanas debe transformarse en un espíritu que penetre masivamente en todas las familias. Esto depende mucho de los padres, en primer lugar. Y, después, obviamente del apoyo del Estado.

El trabajo sobre el autoestima del peruanos es imprescindible, debemos elevar nuestro orgullo personal, orgullo de nuestra procedencia, de nuestra pertenencia, de nuestra historia y nuestra cultura. No hay en el mundo como el PERU y el ser PERUANO. Reforcemos este sano orgullo con cada pequeña victoria personal cada día que pasa. Salgamos cada mañana con el espíritu del guerrero, para vencer a la ignorancia y a la discriminación. Enseñemos a los niños y jóvenes y alentémolos.

Así, en un futuro no muy lejano, estaremos preparados para mostrarnos en el mundo. Y llegará el día que en las OLIMPIADAS DE LIMA o en cualquier olimpiada del mundo, escuchemos con orgullo: PERU, CAMPEON OLIMPICO. PERU, CAMPEON MUNDIAL, PERÚ, TIERRA DE CIENTIFICOS, PERU: LO MEJOR DEL ARTE Y LA GASTRONOMIA MUNDIAL, etc. Entonces, con esos sueños, empecemos a trabajar para lograr esa meta desde ahora. Empecemos por nosotros y nuestra familia.

Un abrazo

Rosa y Guillermo

PERU EN LAS OLIMPIADAS BEIJING 2008

Read Full Post »

Hay un blog interesante llamado BASADO EN HECHOS REALES, cuya direccción electrónica es:

http://basadoenhechosreales.blogsome.com/2007/09/11/los-apellidos-mas-populares-del-mundo/

Aquí hay publicado los apellidos más populares del mundo. En esta lista no está Perú. Nosotros agregaremos que el apellido más popular del Perú es QUISPE que significa BRILLANTE, ESPEJO, REFULGENTE, ASCENDENTE. Veamos la lista:

Argentina: Fernández

Australia: Smith

Belgica: Peeters

Region inglesa de Canadá : Johnson

Región francesa de Canadá (Quebec): Tremblay

Chile: Contreras

China: Lǐ

República Checa: Novák

Dinamarca: Jensen

Egipto: El Sayad

Estonia: Tamm

Finlandia: Vertanen

Francia: Martin

Alemania: Müller

Hungria: Nagy

Irlanda: Murphy

Israel: Cohen

Italia: Rossi

Japón: Satō

Korea: Kim

Letonia: Bērziņš

Lituania: Kazlauskas/Kazlauskienė

Malta: Borg

México: Hernández

Países bajos: De Jong

Noruega: Hansen

Polonia: Nowak

Rusia: Ivanov

Singapur: Tan

Eslovenia: Novak

España: García

Suecia: Johansson

Taiwan: Chen

Inglaterra: Smith

Escocia: Smith

Estados Unidos: Smith

Vietnam: Nguyễn

 

 

Read Full Post »

Si alguna vez Lima es sede de las Olimpiadas, en algún futuro no muy lejano (Este sueño no es malo ni loco), las palabras de inauguración del Presidente del Perú tiene que ser en RUNASIMI o QUECHUA. Así como el Presidente de China, Hu Jintao, dio por inaugurado las Olimpiadas de Beijing en su idioma nacional milenario, el Mandarín; el Presidente del Perú de las Olimpiadas de Lima dos mil y tantos… declarará inaugurado estos eventos deportivos mundiales en el idioma milenario del Perú.

Todos los países del mundo observarán asombrados las costumbres y tradiciones del Perú, verán desfilar 5,000 años de cultura, desde Caral hasta la actualidad. Los terrícolas podrán apreciar con asombro cómo de las áridas tierras de Supe en Lima nace con mucho esplendor la civilización peruana, en medio de música de flautas, el flameante fuego sagrado y las pirámides.

La ciudad más antigua de América

La ciudad más antigua de América

Desfilarán ante sus ojos la cultura Chavín con sus misteriosas cabezas clavas, el lanzón monolítico y la estela de Raimondi. Surgirá de pronto el maravilloso arte textil de Nazca, sus ceramios polícromos y las figuras celestiales de las pampas del mismo nombre.

Cabeza clava

Cabeza clava

Deslumbrará el Señor de Sipán y sus acompañantes, rodeados de oro y plata, con sus séquitos lujosos sin comparación.

Señor de Sipán

Señor de Sipán

De pronto saldrán, en gran desfile marcial, los ejércitos imperiales de Wari y Tiawanaku con sus grandes ceramios y quipus. Seguirán los aymaras caóticos, cual bárbaros europeos, e implantarán nuevos reinos.

Surgirán los chancas, los huancas, los caxamarcas, los quechuas, etc. Aparecerán el Gran Chimú y el señor de Chincha sentados en andas de oro y piedras preciosas.

Todas las regiones ingresarán con sus vestimentas multicolores, danzarán con alegría y júbilo con una maravillosa coreografía típicamente peruana.

De pronto desde los cuatro suyos ingresará el más grande espectáculo jamás visto: El Hatun Sapa Inca, acompañado por un lujoso séquito de servidores en medio de música y flores, lo acompañará su disciplinado ejército imperial, en medio del júbilo general con sus unanchas, tambores y pututos. Allí precisamente surgirá el dios INTI, el expléndido sol, dios del Tahuantinsuyo.

El inca y el dios inti

El inca y el dios inti


Se aunarán al Inca, todos los pueblos del mundo, aportando con sus conocimientos, su cultura y su sangre para formar una moderna cultura llamada PERU.

Machu Picchu, Maravilla del Mundo

Machu Picchu, Maravilla del Mundo

En medio de este clímax el dios Illapu (El relámpago) rápido como él mismo, enciende la llama Olímpica, iniciándose el gran festejo de música, fuegos artificiales y danzas en los cuatro puntos cardinales del Tahuantinsuyo.

Por: Rosa Arroyo y Guillermo Huyhua

Read Full Post »

Hola amigos cibernautas del Perú, Latinoamérica y el mundo

Páginas Amarillas y el Portal Perublogs.com están realizando un Concurso denominado LOS 20 MEJORES BLOGS PERUANOS.

Rosa y yo, editores del blog APELLIDOS PERUANOS, proyecto dedicado a fortalecer la identidad peruana, estamos participando en este concurso. Mira atentamente nuestro blog, si te gusta y si consideras que vale la pena apoyarnos, entonces, VOTA POR NOSOTROS.

Los pasos para que votes son los siguientes:

Primero: Visita a la siguiente dirección web:

http://www.20blogsperuanos.com/vota-por-un-blog/ o haz click sobre la imagen siguiente:

Concurso Blogs Peruanos, Estamos buscando a los 20 mejores Blogs del Perú
Páginas Amarillas

Segundo: Elige la categoría EDUCACION.

Tercero: Ingresa la siguiente dirección web: https://apellidosperuanos.wordpress.com (copia y pégalo).

Cuarto: Ingresa también tu e-mail.

Quinto: VOTA

P.D.: A tu email llegará un mensaje de Perublogs para que reconfirmes tu voto.

Te agradecemos mucho por tu visita, doblemente por tu voto.

Gracias,

ROSA Y GUILLERMO

Read Full Post »

AQUI REPRODUCIMOS UNA ENTREVISTA QUE CARLOS MARICHAL REALIZÓ AL HISTORIADOR RUGGIERO ROMANO, QUIEN NOS DA PISTAS SOBRE LOS APELLIDOS PERUANOS.

Por Carlos Marichal

Publicada en el «Boletín de fuentes para la historia económica de México», Número 6 (enero-abril, 1992), Centro de Estudios Históricos, El Colegio de México. pp. 61-67

Recientemente tuvimos la fortuna de entrevistar al profesor Ruggero Romano quien ha sido durante muchos años director de estudios en L’ Ecole d’Etudes en Sciences Sociales, en París, también profesor en varias universidades italianas y latinoamericanas, y quien es profesor visitante en El Colegio de México este primer semestre de 1992.

Carlos Marichal: Usted tiene una vasta producción en temas de historia económica europea y latinoamericana de los siglos XVI al XVIII. En las primeras etapas de sus investigaciones históricas se sintió atraido por el estudio del comercio y la navegación de los puertos mediterráneos y me parece que al público mexicano y latinoamericano le podría interesar saber qué es lo que lo llevó a dedicarse a estos temas, por ejemplo al estudio del gran astillero de Venecia en el siglo XVI.

Ruggero Romano: Bueno, yo empecé como filósofo y después como historiador de las ideas. Luego, me di cuenta que las ideas sin nada detrás no eran gran cosa. Fue en ese momento que encontré a Fernand Braudel y entonces abandoné la historia de las ideas, y pasé a historia económica, con problemas, claro. Bueno, todos conocen la pasión de Braudel para con Venecia y fue bajo su influencia que hice mis trabajos sobre los astilleros militares de Venecia y sobre la marina mercante veneciana del siglo XVI.

C.M.: Tema sobre el cual se había trabajado poco.

R.R.: En verdad, sobre la marina mercante poco y sin nada. La marina militar por el contrario, había ya sido objeto de un gran libro de Frederick Chapin Lane. Así, con la inconciencia de la juventud, hice este artículo y gustó mucho a Frederick Lane; la prueba es que después cuando él hizo la segunda edición de su libro, citó muchos de los datos que yo encontré y que el no había encontrado. Es verdad que yo pude hacer mi investigación sobre este asunto desde una posición privilegiada, ya que estuve por un tiempo como archivero en el Archivo de Venecia, donde encontré muchos datos. Para mi fue más fácil que para Frederick, que considero uno de mis maestros, muy sinceramente. Tengo dos maestros americanos: uno es Hamilton, para los precios, y el otro es Lane.

C.M.: ¿Y llegó a conocer a Lane?

R.R.: Si, muy bien. El iba con frecuencia a Italia pues adoraba Venecia; de hecho, dejó su biblioteca personal a la ciudad de Venecia. Además, él era muy amigo de Braudel. Tuve la oportunidad de encontrar a Lane docenas de veces en Venecia y en Italia; además mi esposa era muy amiga de su esposa.

C.M.: ¿Y a Earl Hamilton también lo conoció?

R.R.: Si muy bien, aunque tuve menos oportunidades de encontrarlo. Hamilton, en los años cincuenta, iba muy a menudo a Francia, casi cada año, porque entonces estaba trabajando sobre John Law, y era también gran amigo de Braudel desde el año de 1936; se conocieron en Simancas cuando Hamilton trabajaba sobre los precios en España.

C.M.: Me imagino que, desde el punto de vista metodológico, usted considera importantes las aportaciones de Hamilton.

R.R.: Evidentemente, y además pienso que demostró algunas verdades fundamentales, que estimo se perdieron de vista después. Por ejemplo, una gran lección de Hamilton es que par hacer la historia de los precios, no es suficiente tener dos precios para hacer una media. A esa altura es mejor no hacer la media. Esta operación de las medias se puede hacer sólo si uno dispone de muchos números, de una gran cantidad de datos, con lo que todo el aspecto aleatorio de la media no desaparece, pero por lo menos se reduce. Al contrario, si se empieza a hacer esta media con sólo dos datos, después es suficiente que falte información de una de las dos fuentes para que uno tenga una baja o una subida de precios que no corresponde a nada en absoluto; corresponde, en todo caso, a la subida en relación al precio de un producto adquirido en un convento, por ejemplo, que tuviese algunos particulares convenios con algunos provedores, pero eso es todo. Esto lo aprendí con Hamilton, ya que sus datos para su historia de los precios en España se basaban en centenares de precios; a esa altura, la media, se justificaba porque el aspecto aleatorio se reducía considerablemente. La posición de Hamilton era que él prefería los datos de conventos, contabilidades de particulares, etcétera, mientras que Labrousse prefería los datos públicos. Creo que Labrousse tenía razón, en particular con los datos públicos de las series francesas del siglo XVIII. Pero el problema real era que Labrousse encontraba estos datos, las famosas «mercuriales», mientras que Hamilton no las encontraba en los archivos españoles. Entonces, uno trabajaba con lo que tenía y otro trabajaba con lo que encontraba, y bueno, encuentro que a pesar de todo esto, e insisto mucho en este aspecto, Hamilton fue verdaderamente un pionero. Muchos de los críticos actuales de Hamilton tendrían que recordar que sin la obra de Hamilton, hoy día, ellos no estarían en condición ni de hablar de precios. Es posible criticar a Hamilton, eso es cierto, pero por favor sin olvidar que sin Hamilton no sería posible criticar a Hamilton.

C.M.: Usted en esa época publicó varios trabajos, o sea alrededor de 1950-51. Por ejemplo, publicó un estudio clásico con Braudel sobre los navíos y el comercio del puerto de Livorno en el siglo XVI en una colección titulada «Ports, Routes et Transports». Uno tiene la impresión que esta serie de obras fue el principio de muchas cosas. Luego, por ejemplo, los Chaunu siguieron este camino para estudiar el tráfico americano de Sevilla.

R.R.: Esa fue colección pionera, la primera de todas las colecciones de l’Ecole. Después hubo «Prix, Monnaies et Cultures» y «L’Homme et la Terre». Una vez más, detrás de ésto estaba La Méditerranée de Braudel. El consideraba su propio libro como una obra en proceso, en desarrollo contínuo, y por ello empujó a personas a trabajar alrededor de estos temas marítimos y también de los monetarios, de precios y demográficos.

Usted citó a los Chaunu pero hay que mencionar los trabajos de Vitorino Magalhes Cudinho, los de Frederick Mauró sobre el Atlántico y el Brasil, etcétera. No se puede en absoluto decir que constituyó la fundación de la historia económica en Francia, lo que sería mentira, pero esta colección (con las otras) si fue en alguna medida la refundación de la historia económica. Para medir la exactitud de lo que le estoy diciendo basta ver que en la segunda edición de La Méditerranée, Braudel incorpora todos los aportes que estas colecciones mencionadas habían ofrecido en estos años. Se ha dicho que Braudel logró esto gracias a que tenía esclavos, no. Braudel era sencillamente la conciencia de un grupo de jóvenes que consideraban que valía la pena trabajar alredor de algunos problemas, problemas que estaban enmarcados en un libro que se llamaba La Méditerranée. Después, la prueba es que muchos de estos jóvenes continuaron de manera independiente y pasaron a cosas completamente distintas, a veces inclusive provocando la furia de Braudel. Pero nos sirvió como ejercicio para aprender; yo creo que aprendí muchísimo trabajando con Braudel.

C.M.: Usted en esas fechas también realizó trabajos importantes sobre el comercio del reino de Nápoles, de Venecia y Marsella. Se observa un interés ahí muy fuerte en el comercio marítimo, en los puertos, ¿no sé hasta que punto es así?

R.R.: Claro, pero yo pienso que este trabajo del Centre de de Recherches Historiques iba en una dirección. Es decir, se quería hacer más fuertes las posiciones de La Méditerranée. Había también otra intención que era el estudio de los movimientos cíclicos, que era una preocupación nacida en los años de la década de 1930 bajo la influencia de la crisis del 29, lo que dió lugar a estudios sobre movimientos comerciales, de precios, de demografía, buscando algo útil para los economistas, aunque quizás con cierto entusiasmo de neófitos. Pero esto no impidió en absoluto que se publicaran también algunas obras que escapaban a esta problemática de La Méditarreneé, o de la los ciclos. Quiero decir que no es por casualidad, que las mismas personas después hicieran libros de orden general, que podían ser un volumen de historia de Europa entre el siglo XV y XVI o que podrían ser trabajos de orden general sobre algunos aspectos de la vida económica.

C.M.: Cuando usted realizó los trabajos sobre Nápoles en el siglo XVIII hizo un recuento y un análisis de productos y precios americanos, como por ejemplo la cochinilla. ¿Esto le llamó la atención con respecto al tema americano?

R.R.: No. Yo pase a la historia de América de manera muy extraña. En primer lugar, había llegado a la conclusión que la historia de los precios era repetitiva. A finales de los años 50 ya se sabia cual era el movimiento de los precios en Europa desde la edad media hasta el siglo XVIII. Entonces pensé que valdría la pena hacer la historia de los precios para un país completamente apartado de la economía europea. ¿Cuál era este país? Japón. Desde 1619 Japón estaba cortado completamente de Europa, por lo que no había ninguna posibilidad de transmisión de mecanismos de ciclos a Japón. Me informé que no había historia de los precios en Japón pero también me enteré que para hacer historia de los precios en Japón, había que estudiar el japonés cuatro años, incluyendo un año para estudiar el japonés antiguo, y después había que ir a Japón. Me pareció una inversión demasiado grande.

En cambio, un día pasó por París don Mario Góngora, el historiador chileno, que me invitó a ir a Santiago a dar cursos sobre historia económica de Europa durante 5 meses. Preparé entonces estos cursos en París, pero como no sabía que tipo de libros habían en las bibliotecas de Santiago, llevé cerca de 100 kilos de papeles, gráficos, libros, separatas. Los primeros 15 días, Mario Góngora y otros chilenos que conocí fueron muy amables, me invitavan todos los días a salir, caminando, visitanto, etcétera. Pero, naturalmente, esta gente tenía su vida personal, no podía estar conmigo todos los días. ¿Qué hace un historiador cuando esta solo en una ciudad? Se va al archivo de esta ciudad a buscar. ¿Qué busqué?, monedas y precios. Bueno, encontré que habían coyunturas opuestas a las europeas y empecé a ocuparme de historia de América.

C.M.: Estuvo dando un curso en la Universidad de Santiago. Y después pasó a Argentina, ¿sino me equivoco?

R.R.: Sí. Después pasé a Argentina porque me invitó José Luis Romero quien había fundado el Centro de Historia Sociale en Buenos Aires. Un día pasó por París y me pregunto si quería ir a Buenos Aires. Yo le conteste que sí, que me hubiera gustado pero que había un problema, que tenía un acuerdo para ir por cuarta vez a Chile. El me explicó que ya se había arreglado todo con don Mario Gómgora, y entonces estuve tres o cuatro años dando cursos pra postgraduados en Buenos Aires, en el Centro.

José Luis Romero tenía tres asistentes: uno era Tulio Halperín, otro era Gustavo Beyhant y otro Juan Oddone.

C.M.: Era un equipo excepcional en el momento en que estuvo usted entonces.

R.R.: Era un equipo de extranjeros

C.M.: Pero Tulio no lo es.

R.R.: Tulio no, pero Oddone y Beyhant son uruguayos, y habían sido sus asistentes cuando Romero cuando estaba en Montevideo.

C.M.: ¿Y éste grupo formó una buena parte de la generación de los actuales historiadores argentinos y uruguayos?

R.R.: Claro, pero porque estaba allí la personalidad de José Luis Romero, que era un hombre excepcional. Era un gran tipo, sea como medievalista o como americanista; era un hombre cuyos libros siguen siendo excepcionales, ¡y que capacidad de conversación! Confieso que aprendí con José Luis Romero mucho más que las pocas cosas que pude enseñar en Buenos Aires. El me enviaba la gente al archivo; por la mañana yo trabajaba siempre en el archivo, allí llegaban los muchachos del Centro de Historia Social.

Yo trabajaba sobre precios, pero Leandro Gutiérrez también había empezado este tipo de trabajos y me acuerdo que sacó un artículo sobre el tema. Al mismo tiempo yo había empezado una ambiciosa investigación, en colaboración con L’Ecole, sobre inmigración europea a la Argentina.

C.M.: Además de sus alumnos en Chile y Buenos Aires, usted ha sido maestro y director de tesis de muchos alumnos latinoamericanos en París en el terreno de la historia económica. En ese campo todavía hay muchos temas que tratar por las nuevas generaciones de historiadores. ¿Dónde recomendaría usted que se hicieran mayores esfuerzos?

R.R.: Pienso que valdría la pena de ocuparse de nuevos temas pero sin caer en la «nouvelle histoire», ¡por el amor de Dios! Valdría la pena concentrar la atención sobre algunos aspectos que quizá se consideren menores como son las ferias, por ejemplo, y la vinculación entre estas ferias; muchas veces los tipos de mercaderes de una feria son los mismos que se encuentran en otra feria que se celebra diez días después y a doscientos kilometros de distancia. Hay circuitos de ferias. Habría que estudiar también todo el problema del comercio interno, pero subrayo que no hay que caer en esta tonteria de considerar al comercio interno igual al mercado interno; son dos cosas distintas. Habría que estudiar la historia de la producción y del comercio de los productos menores; para México pienso que valdría la pena de estudiar más en detalle, por ejemplo, el pulque. Se conocen cifras de los impuestos del pulque pero no detalles de su comercialización.

Ahora se empieza a conocer algo sobre los temas de arrieros, ferias, circuitos de ferias para el caso Perú, pero para toda América no se sabe casi nada. Y pienso que sería muy útil entrar en estas cosas que parecen menores y que para mi son mayores porque al final el comercio interno es superior al comercio internacional. Esta es una paradoja si usted quiere y me gustan las paradojas. Pienso que estos productos locales menores de todas maneras son importantes como lo demuestra el artículo de Garavaglia en Nova Americana sobre el porcentaje del origen de los distintos productos en el mercado de Potosí. En este ensayo se ve que los productos locales estan en igualdad con los productos de origen extranjero; claro, queda el detalle de la parte de los bienes locales que entran a Potosí que no pagan alcabala, que naturalmente escapan a la investigación de Garavaglia.

El comercio internacional también vale la pena analizarlo más a fondo, pero no sólo en términos de comercio oficial. Hay que tomar en cuenta que a comienzos del siglo XVII no ya no hay un verdadero monopolio español en el continente. Por ejemplo, en el libro extraordinario de Zacarias Moutaquias sobre el puerto de Buenos Aires en la segunda mita del siglo XVII, él llega a identificar que los barcos que entran por «llegada maliciosa» son superiores a los barcos de la flota legal de españoles; en particular, son barcos holandeses, ingleses, franceses y portugueses que llegan bajo este pretexto de la «llegada maliciosa». Valdría la pena, por ejemplo, estudiar qué hacen los holandeses, qué hacen los ingleses para estudiar el comercio internacional. Acudir a Sevilla ya parece un absurdo; hay que ir, por ejemplo, a los archivos de Amsterdan como lo hizo Zacarías Moutoquias.

C.M.: También está el trabajo de Carlos Malamud sobre los barcos franceses que salían para América del puerto de Saint Mâlo.

R.R.: Si. Pero además de los barcos franceses, ingleses y holandeses habría que agregar los de Dinamarca, de los cuales no se sabe casi nada.

C.M.: Las relaciones comerciales ilícitas entre las colonias españolas en América sería otro tema.

R.R.: El comercio clandestino entre México y Jamaica se conoce y hay testimonios interesantes . Ahora no me acuerdo del nombre de un viajero que pasa por Jamaica y llega a una hacienda y encuentra, sentada en el suelo, a una vieja quien tiene delante de ella un montón de monedas que son mexicanas porque no pueden ser de otro lugar. Ella esta separando las monedas buenas por un lado y las malas, las cortadas y zinceladas, del otro. Las buenas son para enviarlas a Inglaterra mientras que las otras sirven para circulación local; evidentemente esas monedas llegaron de México, no pueden llegar de otro lugar.

C.M.: Por último, ¿qué otros temas consideraría usted de importancia para el estudio del periodo colonial?

R:R: También hay que estudiar la demografía, desde nuevas perspectivas. Se ha estudiado muy bien la historia demográfica, en particular en México, pero valdría hacer un estudio de los nombres; por ejemplo, cómo una parte de las familias indígenas progresivamente pierden su nombre indígena y toman nombres españoles. Para Perú hay una investigación hecha por un norteamericano que estudió este cambio de nombres en un pueblo, en el siglo XVII, en donde no es posible que hayan subsistido tantos españoles, lo que significaría un incremento en la población española; pero no, son sencillamente familias locales indígenas quienes por el trámite de bautizmo, o por el compadrazgo, tomaron ese apellido español.

C.M.: En efecto, Usted sugiere un gran número de temas nuevos para estudiar, y formas nuevas de encararlos. Le agradecemos muchísimo habernos hablado esta tarde tan extensamente y esperamos renovar la conversación en un futuro próximo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: